Buscar
  • Josefina Van Thienen

La importancia de medir los resultados de tu negocio


"Lo que no se mide, ¡no mejora!" Me dijeron una vez, pero no entendí la frase hasta que me dedique a emprender.


Cuando eres emprendedor, eres multitasking. Te encargas de miles de tareas y muchas veces seguir el ritmo es complicado. La priorización siempre nos ayuda, y hay una tarea fundamental que nunca deberíamos perder de vista: la medición de resultados.


¿Qué medir? ¿Cada cuánto? ¿Qué significa? Medir es vital para tu negocio porque es el proceso que tiene como fin identificar cuáles son tus fortalezas y cuáles tus áreas de oportunidad. Es decir, podrás darte cuenta fácilmente en qué áreas de tu negocio vas bien, y en cuáles deberías mejorar.


Es importante tener en cuenta que la medición puede hacerse de diferentes maneras. Un primer paso es preguntarte ¿Qué quiero saber? Podría medir cuán productivo soy en una tarea, cuántas ganancias genere el mes pasado, o proyectar cuánto venderé el mes que viene.


Es muy común confundir las variables que se quieren medir en el negocio. Por ejemplo, durante la pandemia, una clienta que vendía decoraciones para el hogar estaba muy entusiasmada porque estaba teniendo nuevos clientes y cada mes facturaba más que el mes anterior. Sin embargo, cuando le pregunté cuál era su ganancia, no lo sabía con claridad.


Hicimos un ejercicio de análisis y se dio cuenta que en realidad, estaba vendiendo artículos con menor margen, entonces sus ganancias no habían crecido tanto como ella creía. (Si estás leyendo esto y no tienes en claro lo que es el “margen” va una breve explicación: es básicamente la diferencia entre el precio que te sale o al que compras la mercadería, y el precio al que la vendes). Es decir, si bien vendía más, lo que ganaba por cada producto era cada vez menor.


Entonces, ¿por qué es importante saber la ganancia real? Porque los números del negocio son los que nos permiten seguir operando en el mercado. Por ejemplo, abrir el nuevo local, representaría un montón de gastos nuevos para la clienta, que al fin y al cabo no estaba preparada para costear, sin antes revisar sus márgenes.


La buena noticia: existe una manera de medir constantemente tus resultados. Lo importante es saber qué medir primero y cómo hacerlo. ¿Te gustaría aprender con nosotros cómo empezar a medir tu negocio? ¡Nos encantaría ayudarte! Suscríbete a nuestro newsletter para recibir información y mantenerte al tanto de cada artículo que publiquemos.








4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo